CRISIS

¡Imposible que no lleguen!  Se evitan, se evaden, se les huye, no se buscan, ni se peticionan; pero ahí están.  Llegan de repente, algunas sin previo aviso, se asoman desde cualquier ángulo de la vida, y en ocasiones son tan fuertes, que parecen ser el desenlace de los sueños, de los anhelos y de las metas más añoradas.  Sin embargo, las crisis representan oportunidades.  Ellas pueden propiciar un cambio necesario, una mejora, un mayor crecimiento, y hasta una mejor vida.  Pero, ciertamente, el manejo de la crisis será en gran manera, lo que determine el producto final de nuestro encuentro con ella; y partiendo de esa premisa me gustaría reflexionar contigo, amado lector.

En primer lugar, en medio de la crisis debemos tener presente nuestro propósito como líderes y ciudadanos. El vivir con sentido de propósito nos posiciona para enfrentar los desafíos sirviendo, actuando con sabiduría, y buscando alcanzar nuestro propósito desde cualquier punto al que la vida nos lleve.

El apóstol Pablo escribió su carta (Filipenses) a la Iglesia de Éfeso desde la cárcel, mientras cumplía una condena por predicar el Evangelio.  Es preciso destacar que esa carta es considerada el Manual de la Psicología del Cristianismo ¡y fue escrita desde una celda!  Tremenda crisis, ¿no le parece?  Por otro lado, Nelson Mandela estudió la Biblia y no abandonó el sueño de servir a su país, aun cuando fue encarcelado; de hecho, después de la crisis fue un líder al que el mundo lloró.  Y no nos daría el tiempo para visualizar a grandes líderes que atravesaron tiempos de crisis, superando éstas y sacando lo mejor para sí y para otros.

En segundo lugar, en la crisis, tengamos mentalidad de aprendiz.  Si cada crisis representa una amenaza y a su vez una oportunidad, pues ciertamente habrá algo nuevo que aprender.  Si pensamos un poco, nos daremos cuenta de que cada experiencia trae un aprendizaje, nos hace crecer y nos posiciona para cosas mayores.  El apóstol Pablo (¡que me encanta!), se me nota, ¿verdad? lo expresó de la siguiente manera: esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria.  II Corintios 4:17 (VRV 1960).  Desde la perspectiva bíblica esa crisis que viene a detenerte o a limitarte, puede ser la plataforma para catapultarte hacia tu propósito en Dios.  Así que, antes de quejarnos por la crisis, mejor reflexionemos ¿qué está tratando de decirnos? 

 

Posiblemente nos esté diciendo que es lo verdaderamente esencial o importante, o quizás nos está diciendo preparémonos para un cambio, hagamos ajustes, desarrollemos nuestro potencial y vivamos a otro nivel de crecimiento emocional y espiritual.  No sé qué le estará hablando a usted, pero por lo menos a mí, me está dando una cátedra para la vida.

Finalmente, amado líder, manejemos la crisis y no permitamos que ella nos maneje.  Si las olas golpean la barca, la embarcación no se hundirá; pero si las olas entran dentro de la barca, la nave comenzará a hundirse. Es fácil dejarnos llevar por la corriente, por la exagerada cantidad de información (que, aunque buena) debemos filtrar la mejor, la que nos edifique y nos ayude a llegar al otro lado, a nuestro propósito en Dios, ¿recuerdan?  Por otro lado, si deseamos estar equilibrados ante la falta de equilibrio, debemos tomar decisiones personales responsables. Tales decisiones son las que nos ayudarán a estar bien y a que podamos servir mejor a otros.  El descanso, la meditación en la Palabra de Dios y en las maravillas de la Creación, el cultivar las buenas relaciones (aunque sea a mil millas de distancia por la emergencia) harán que nuestro interior se renueve, aun en la peor crisis.  La gratitud, la fe y la oración, serán nuestros aliados para manejar efectivamente los retos de la vida, pero, sobre todo, el contar con un Dios Todopoderoso y Compasivo, ciertamente nos garantizará la victoria, sin importar la tempestad (crisis) que debamos manejar. 

Pastora Jackeline Rodríguez, LED Team

Jackeline Rodríguez es pastora de la Iglesia Cristiana Transformados en Gloria ubicada en Quebradillas, Puerto Rico. Funge como Directora Académica de una Institución Educativa Privada. Hizo sus estudios teológicos en el Instituto Teológico Emmanuel en Camuy. Obtuvo dos certificaciones del Seminario de Capacitación del Sendero de la Cruz en Hato Rey, PR. Posee dos certificaciones de Inteligencias Múltiples otorgadas por el Colegio Monserat en España. En adición, posee un Bachillerato en Educación con especialidad en Español y Estudios de Maestría en Liderazgo Docente de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Es conferencista, predicadora y es una gran colaboradora como asesora del equipo de LED-Líderes Equipados para su Destino desde sus comienzos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: